DestacadosNoticias

En la era de los megaedificios

Edificios de grandes dimensiones, calidad en las obras de infraestructura y la posibilidad de llegar a la luna con construcciones, a través de la implementación de la impresión 3D, fueron algunas de las novedades de la Reunión del Concreto 2018 que se clausuró ayer, en Cartagena.

En el primer caso, el mexicano Roberto Stark, miembro del consejo directivo del Instituto Americano del Concreto (ACI International), analizó las consideraciones que se deben tener en cuenta en el diseño edificios de gran altura.

Para ello, este ingeniero civil analizó uno de sus desarrollos, la Torre KOI, el rascacielos más alto de México que tuvo en la innovación y el óptimo desarrollo de su infraestructura los mejores aliados para enfrentar el reto de llegar a un país con alta sismicidad.

El edificio de 276 metros de altura fue modelado con la tecnología Building Information Modeling, BIM, que permite diseñar y monitorear las instalaciones, y las estructuras con pruebas de esfuerzo y viento, entre otras novedades. 

A esto hay que sumarles los conceptos implementados en la iluminación y en la ventilación natural, que lo hacen sobresaliente en el ahorro de consumo eléctrico y de aire acondicionado.

MÁS CONCRETO

“Todos los edificios de estas características en el mundo se están realizando con concreto; además, el diseño sísmico ya no es el factor más importante”, explicó Stark, quien agregó que en construcciones de más de 300 metros de altura el efecto dinámico del viento juega un papel muy importante en la forma y en el tipo de estructura que se va a realizar.

A esto hay que agregarle que “desarrollar este tipo de obras con acero genera un costo adicional y hoy en día hay que tener más rigurosidad en los efectos producidos en su duración y en el largo plazo. Entre más simplicidad tengamos en la obra, más rápido podremos avanzar”, puntualizó el directivo. En el caso de la impresión 3D, David Lange, presidente del ACI, destacó que “cuando hablamos de esta tecnología y su uso en concreto, realmente estamos hablando del futuro de la construcción”.

Según el directivo, se trata de un método más rápido y eficiente con el que se pueden edificar estructuras; de esta forma, con la creciente demanda es posible que sea asequible a bajo costo en un futuro cercano”.

Lange también resaltó que Colombia es una de las economías emergentes con más proyección en Latinoamérica. “De hecho, considero que es un país que está tratando de mejorar rápidamente su infraestructura y la calidad de la construcción, haciendo grandes esfuerzos por mantener su crecimiento económico”.

Finalmente, señaló que otro valor agregado está relacionado con ser amigables con el medioambiente: “La impresión 3D usa materiales reciclados, genera menos CO2 y, además, el costo es más bajo y genera ahorros”.

IMPRESIÓN 3D LLEGARÁ A LA LUNA

La impresión de viviendas 3D también estuvo en la Reunión del Concreto. Y la novedad es que llevarla al espacio será una realidad; de hecho, las primeras versiones se verán en la luna. Así lo reveló Tony Kim, director adjunto del Programa Centennial Challenge de la NASA, quien destacó que esta tecnología está creciendo exponencialmente y una de las aplicaciones es la construcción de casas.

“La intención de la NASA es imprimir un hábitat en la luna en un futuro cercano”, destacó Kim, quien agregó que esto se hará a través de inteligencia artificial, en la que robots construirán las edificaciones y, luego, se pasará al siguiente nivel de desarrollo de la construcción. “Con este proyecto pionero se busca construir viviendas para la investigación espacial en la luna y el planeta rojo, que funcionarían como módulos residenciales. Este es un método que está revolucionando la industria de los prefabricados, que, de hecho, presenta desafíos para crear soluciones de vivienda sostenible para la tierra y el espacio”.

CONCRETO E INFRAESTRUCTURA

La experiencia estadounidense en aseguramiento de calidad en proyectos de infraestructura fue otro tema de análisis en Cartagena, durante el congreso de Asocreto que finalizó ayer. Allí, Jim Grove, asesor de la Oficina de Infraestructura de la Administración Federal de Carreteras (FHWA) de Estados Unidos, resaltó los estándares de seguridad y diseño en el momento de ejecutar las obras. “Hoy, el mundo es un asunto de todos y por eso es importante verificar que todas las características del concreto y los agregados, tales como el peso, la cantidad y el contenido, sean óptimas. Esto, precisamente, nos obliga que el proceso les exijamos a los contratistas el certificado de calidad”.

Según Grove, “es muy importante controlar y monitorear las propiedades del concreto, entre ellas la durabilidad y la permeabilidad antes, durante y después de una obra. Y a esto, obviamente, hay que sumarle la necesidad de corregir a tiempo las fallas que podamos observar”, enfatizó. 

Fuente: www.portafolio.co