“5 motivos por los que el BIM no acaba de aterrizar en la Industria”

27 Diciembre 2018

En la última década, la mayoría de los países en donde se ha comenzado a hablar de BIM, ha llegado por parte de los estudios de Arquitectura y de Ingeniería; posiblemente, por la relación que han tenido los diseñadores con las herramientas de diseño 3D, que no BIM. No fue hasta que varios de estos proyectos desarrollados por estas firmas llegaron a fases posteriores de diseño o licitación, cuando otros agentes, incluidos los clientes han puesto su foco en la metodología, y han tratado de analizar los beneficios que les podrían generar. Es por ello, que la madurez del mercado con respecto a esta nueva tecnología ha ido avanzando lentamente, pero aún no es suficientemente sólida, exceptuando países Nórdicos, Norteamérica o Australia, donde aspectos culturales, sistemas constructivos prefabricados o una fuerte economía, ha permitido una mejor asimilación.

Hace unos años en uno de los cientos de eventos de BIM que existen alrededor del Mundo, Alan Crane señaló, que el principal concepto que debe asimilar la industria es“BIM no es una cuestión de diseño si no una cuestión de Modelo de Negocio.”

Desde mi experiencia (estudio de Arquitectura) existen diversos motivos por los que la metodología aún no se está queriendo quedar definitivamente, pero he querido puntualizar los que en mi opinión son los 5 más relevantes.

  1. Cambio que afecta a todos los ámbitos del negocio

Es importante entender que no es ni mucho menos una cuestión de tecnología o de softwares. Tiene mucho más que ver con las Metodologías de trabajo LEAN o IPD, colaboración y definición temprana de los proyectos. Es entendiéndolo desde este punto de vista desde donde se conseguirían los mayores beneficios para la industria.

Si se consiguiese realmente, que todos los involucrados en los proyectos, formaran parte de los proyectos desde etapas tempranas del mismo, y sobre todo si el Cliente (público o privado), fuera consciente que es el mayor interesado y beneficiado de esta metodología colaborativa, en el que las herramientas BIM (en su esencia colaborativas), permiten que todo el trabajo suceda de una manera centralizada y controlada, los resultados serían otros.

Es importante estar anuente, que el cambio supone un cambio radical en los tiempos de los proyectos, un cambio en los contratos multilaterales (ya existen, no es algo nuevo), un cambio en la rigurosidad de la información, y un cambio en la unificación de los estándares y sistemas de clasificación.

Por lo tanto, hasta que todas las partes involucradas, donde Clientes (PM) y Entidades Públicas tienen un papel fundamental, asimilen que el modelo de negocio está cambiando y que es fundamental adoptar este cambio de negocio acompañado de la tecnología y no al revés, no será posible hablar de una madurez suficiente del mercado para considerar una adopción exitosa.

2.  Tiempos de madurez muy cortos

Si consideramos que nos encontramos en la 4° revolución industrial, y en las 3 anteriores los plazos de asimilación fueron periodos de más de 50 años, en la Era Digital, la velocidad con la que cambia la tecnología es tal, que es preciso entender el cómo y no el qué.

 

En la actualidad, es difícil considerar completada una implementación tecnológica, porque cuando esta se da por finalizada, sobretodo en entornos grandes, ya ha nacido una nueva tecnología que la mejora.

La cuestión es entender de qué manera afecta a los procesos de Construcción la aparición de la tecnología, indistintamente la tecnología de la que estemos hablando. Hay que trabajar mucho en el aspecto humano de las empresas, y transmitir la necesidad del cambio de chip, y entender que los tiempos de madurez son tan cortos, que es más importante tratar de atajar el cambio a través del entendimiento, y no en el dominio de la tecnología como tal.

Las empresas deben entender que es fundamental invertir en formación y en I+D+i, si no es de esta manera, en poco tiempo, se irán viendo desplazadas del sector, y los profesionales con conocimiento que tengan en planilla, se irán a empresas en las que si inviertan en este aspecto.

Por lo tanto, es fundamental, y lo iremos viendo con la aparición en el mercado laboral de las nuevas generaciones, que lo que tanto está costando en estos momentos a nivel tecnológico, no será el problema en un futuro cercano, si no, fomentar la enseñanza adecuada desde etapa tempranas del profesional, en temas tales como: “cómo encaja el ser humano en los procesos semi-dominados por las maquinas”, enfocarnos en las metodologías y sistemas de los procesos de producción en todas las fases del ciclo de vida.

3. No queramos hacer todo de una vez

Por mucho que en la teoría del BIM, se trate de hablar de que los modelos se pueden trabajar en todo el ciclo de vida de los proyectos, seamos realistas, es muy complicado que esto ocurra en un futuro cercano.

Es importante aplicar mucho sentido común en la generación del BEP del proyecto, y ser consciente, que lo más probable es que los modelos de una fase no sean utilizables en fases posteriores, puesto que las necesidades y usos de los modelos en cada fase son distintos. Pero no existe ningún problema en ello, lo que es importante es dar una buena explicación a los clientes del por qué, y definir un BEP por cada una de las fases, Diseño, Construcción y FM.

Es por ello que en un futuro, el hardware y software será tan potente y tan automatizado, que no será un problema, el modelado a nivel milimétricamente detallado, a tal nivel que los modelos serán transferibles entre fases sin necesidad de esfuerzo agregado o costo. Hasta entonces, utilizar la cabeza y aplicar el sentido común en la definición de los procesos, estándares y protocolos.

Cuando finalmente esto ocurra, los problemas serán otros, y la tecnología no será un problema si no un aliado, y serán las metodologías y los procesos a los que seguiremos teniendo que prestar especial atención. 

4. Acabar con la guerra de softwares y los Gurus del BIM

Muchas casas de softwares en su ímpetu, totalmente comprensible, de querer acaparar el mercado, vendieron la piel del oso antes de cazarlo. Por un lado, ha sido positivo, porque han beneficiado en la “evangelización” de la metodología, pero por otro lado el tiempo de maduración en el mercado ha sido algo más lento de lo esperado, y muchos clientes se han desalentado en el camino, ya que en muchos de los casos, la experiencia ha sido tortuosa.

Considero que en el último periodo han sido conscientes de eso, y han cambiado la estrategia, de pasar de vendedor de software y charlas de las maravillas del BIM, a una explicación y un soporte más técnico. Por otro lado han entendido la necesidad de la colaboración y la interoperabilidad, y se trabaja poco a poco en la estandarización global, en pro de los procesos multidisciplinares, indistintamente del software utilizado, Open BIM.

Algo parecido ha ocurrido con los vendehúmos del BIM, que han hecho mucho daño a la industria y a la credibilidad de los clientes, estos gurús han querido desde el día uno vender la imagen de que el BIM era pura magia, y que los beneficios rondaban el 40% de ahorros, sin más trabajo, incluso asegurando menos trabajo.

Sin explicar las reales afectaciones de esta nueva tecnología. Pero esto no es algo nuevo, lo mismo ocurrió con LEED, y con otras “modas” de las que unos pocos han acaparado el mercado y han hecho mucho daño. Ya se está acabando el tiempo de estas personas, puesto que ya el nivel de madurez y conocimiento en el sector es suficiente como para identificarlos, y dejar paso a los profesionales y empresas especializadas que han realizado proyectos reales, con fallos y aciertos reales, y han podido aprender en el camino.

5. Involucramiento de Gobiernos y Universidades

Para una implementación global de un cambio tan radical en los procesos de producción, tanto en los modelos de negocio como en los procesos y herramientas, es indiscutible, que el abanderado del mismo deben ser los gobiernos de las respectivas naciones. Es muy difícil que simplemente con iniciativas privadas, o semi-privadas como los cientos de Forums que existen alrededor del mundo, se consiga un resultado a corto-mediano plazo exitoso.

Por todos es conocido, países en los que los gobiernos, Chile o UK por ejemplo, se han involucrado en los procesos de implementación a nivel país de la tecnología en una de las industrias con más peso en la economía, y los resultados hasta la fecha de una mejor o peor manera, son bastantes más satisfactorios, que en los países que no ha sido de esta manera.

A nivel de universidades, habría que evolucionar 2 generaciones los planes de estudio. También desarrollar nuevas maestrías o postgrados competentes, en los que se trabaje no solo las herramientas, que para ello ya existen academias técnicas, si no la metodología completa del proceso, la afectación de la nueva forma de producir, programación, prefabricación automatizada, automatización, robótica, inteligencia artificial, y un largo etcétera; materias que no podemos esperar a que nos superen en la vida real para implementarlas en los planes de estudio.

Por consiguiente, es imprescindible que los gobiernos actuales enfoquen las carreras desde la realidad del hoy y el futuro cercano, más que agregar materias específicas en planes existentes.

Es imprescindible, que dentro de los gobiernos se empiece hablar de Transformación en la producción del modelo de negocio de la construcción y que las personas que lideren esos grupos de trabajo sean personas que intelectualmente entiendan el cambio tecnológico como algo beneficioso y absolutamente necesario.

Fuente: www.linkedin.com