Clientes: ¿Saben lo que quieren de BIM?

28 abril 2017

Desde arquitectos a contratistas, la industria de la construcción se ha frustrado cada vez más cuando los clientes solcitan BIM, sin embargo, no parecen entender lo que es, o lo que exactamente quieren.

El problema es que; mientras la mayoría de los clientes entienden lo que es BIM en términos generales (sería difícil si no han leído algún artículo de prensa o contenido en línea relacionado a BIM dentro de la última década), no comprenden el valor que ofrece durante las fases de diseño, construcción y la gestión a lo largo del ciclo de vida de su edificio.

No es que no exista suficiente información circulando, sino que el enfoque ha estado muy orientado a reducir los costos, los tiempos de construcción y el número de RDI (Requerimientos de Información), en lugar del valor final que se le puede entregar al cliente.

Gran parte de la razón es que el valor es subjetivo, ya que solo podemos comunicar los beneficios de la utilización de BIM a los clientes, si entendemos sus indicadores y nos relacionamos con ellos de manera efectiva, para así comunicar cómo BIM puede mejorar el proceso de entrega. Por ejemplo, el beneficio de BIM para un cliente puede ser mejoras en el diseño y en la coordinación de servicios de construcción en un esquema particularmente complejo.

Por el contrario, otro cliente puede ver una mayor precisión en el coste de los sistemas de construcción y componentes específicos en base a los datos del modelo, y para otro podría derivar en un mayor valor a partir de los datos contenidos dentro del modelo para la operación y mantenimiento.

Cualquiera que sean sus criterios de valor, es trabajo del arquitecto y de los involucrados en el proyecto ayudar a los clientes a comprender cómo trabajar con BIM, ya que esto les ayudará a alcanzar sus objetivos y articular sus requerimientos para lograr sus objetivos.

Desde el inicio el cliente debe incluir a todas las partes: representantes de los propietarios, usuarios finales y administradores de las instalaciones. Cada uno tiene un papel crítico que desempeñar en la formulación de las metas para determinar cómo el proceso BIM será desarrollado y administrado por el equipo de trabajo.

Los arquitectos, consultores y contratistas que impulsan el proyecto en BIM, también deben asumir la responsabilidad de abordar cualquier concepto erróneo sobre este, para que el resultado cumpla con los objetivos del cliente. BIM no es una solución estándar, y tampoco un único enfoque funciona para cada proyecto.

Por otro lado, un cliente puede estar interesado en los datos incluidos en los modelos, o en el uso de la realidad virtual como una herramienta de marketing. Si se han establecido estos objetivos desde el principio, el equipo de diseño puede adoptar un enfoque adecuado para alcanzar dichos objetivos. De hecho, el potencial uso del modelo para cumplir las expectativas del cliente debe ser el indicador clave del éxito.

El dilema para el arquitecto es que los clientes a menudo no saben lo que necesitan, por lo que el compromiso desde el inicio es vital para una breve consulta que permita desarrollar y comprender los criterios de valor del usuario. Solo así se pueden adaptar los usos del modelo para satisfacer las necesidades de él durante la fase de entrega, y en última instancia, durante todo el ciclo de vida del edificio.

Después de todo, implementar BIM es mucho más que ofrecer un modelo rico en datos que impresionará al cliente; esto debe ser sobre proporcionar un valor agregado al cliente. Finalmente, es nuestro trabajo como arquitectos capacitar al cliente para lograrlo.

Joel Martineau Stantec

Joel Martineau, Arquitecto y gerente de operaciones BIM en Stantec.

Fuente: http://www.bimplus.co.uk/

Impactos: 5